EL GAPU, VEEDOR EN VENEZUELA

Los diputados nacionales integrantes del Grupo de Acción Política por la Unidad (GAPU), Gabriela Michetti, Patricia Bullrich, Federico Pinedo, Eduardo Amadeo, y el consejero de la Magistratura, Alejandro Fargosi, viajaron a Venezuela para participar de las elecciones presidenciales en calidad de veedores internacionales.

Los diputados nacionales que conforman el Grupo de Acción Política por la Unidad (GAPU) fueron invitados a participar como veedores internacionales de la elección presidencial a realizarse este domingo en Venezuela. Integran la comitiva los legisladores Gabriela Michetti, Patricia Bullrich, Federico Pinedo, Eduardo Amadeo y el consejero de la Magistratura, Alejandro Fargosi.

ALEJANDRO FARGOSI: RECUSAR A RECONDO FUE UN INTENTO DE DEBILITAR A LA MINORÍA

Representante de los abogados en el Consejo de la Magistratura, Alejandro Fargosi integra el núcleo de consejeros opositores que en el plenario de hoy votarán en contra de la elevación de una polémica terna de jueces del fuero Civil y Comercial y, específicamente, rechazará la postulación de Maria Lorena Gagliardi al juzgado 1, que tramita el expediente de la presentación que el Grupo Clarín le hizo al Estado por el artículo 161 de la Ley de Medios. En charla con El Cronista, el letrado de 57 años, cercano al diputado del PRO Federico Pinedo, reflexionó sobre la interna del Consejo en torno a la continuidad de dicha causa.
–¿Esperaba una maniobra de este tipo de parte del kirchnerismo, o lo sorprendió?

ARGENTINA: BARBARIE Y CIVILIZACIÓN. POR SEBASTIAN EDWARDS

La tragedia Argentina siempre ha sido que el todo sea menos que la suma de las partes; que tanta gente civilizada sea gobernada por tanto político bárbaro.  Si el nivel de hastío sigue subiendo, y el gobierno insiste en su populismo autoritario -ambas cosas muy probables-, es posible que las fuerzas de la civilización se unan y que ejerciendo sus derechos le pongan atajo a la barbarie. La relación entre Chile y Argentina ha sido, siempre, complicada. Durante décadas los chilenos mirábamos a nuestros vecinos con una mezcla de admiración y envidia. Y no era tan sólo por la superioridad futbolística argentina. También tenía que ver con el desplante de los porteños, su arrogancia -verdadera o percibida-, sus artistas de calidad superior, sus carnes tan tiernas como sabrosas, esos chocolates suaves que se derretían en nuestras bocas, y la música maravillosa de Gardel, Soda Stereo, y Fito Páez.

LA GUERRA CIVIL DE LOS ESPÍRITUS. POR JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ

Partieron en dos a las organizaciones del movimiento obrero: la CGT y la CTA. Dividieron al peronismo, al progresismo, al socialismo y a los radicales. Fragmentaron en dos y hasta en tres partes a los empresarios, los industriales, los intelectuales, los periodistas, los economistas, los chacareros. E incluso a los supermercadistas chinos: ahora hay dos cámaras, y una es ultrakirchnerista. Dividieron a los hijos de desaparecidos, a los derechos humanos, a los indigenistas, a los gremios de base (para combatir a los trotskistas), a la FUA, los piqueteros (hay dos asociaciones Aníbal Verón), la comunidad judía organizada.

UN CABALLO DE TROYA EN LA JUSTICIA. POR DIANA COHEN AGREST

En los últimos tiempos, el recrudecimiento de la ola de violencia y el número creciente de homicidios en ocasión de robo fueron los motores de una ciudadanía unida en sus reclamos por una voluntad política que se decida a enfrentar esta masacre por goteo. Con las políticas asistencialistas clientelistas, se perdió una oportunidad de impulsar políticas de Estado orientadas a una genuina inclusión, alentando programas de trabajo, educación y acceso a la vivienda digna entre los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Víctimas de ese estrepitoso fracaso y cautivos de una ruleta rusa, algunos han ido más allá: supervisan las promesas de las autoridades y reclaman una política de Estado que combata la impunidad del delito.

ANGOLA PARA TODOS. POR ALEJANDRO BORESTEIN

Aunque pocos lo dicen, son muchos los que piensan que el kirchnerismo ya no es lo que era. Atrás quedaron los tiempos de Lavagna, Filmus, Lousteau, Ginés, Bielsa, Ocaña, Taiana o Righi. Ahora corren los graciosos días de Boudou y sus simpáticos amigos bullangueros . Da la sensación de que se les están acabando los dirigentes sólidos. Al nuevo procurador propuesto, Reposo, hubo que tunearle el currículum porque no calificaba ni para cadete en Tribunales. En realidad, no sé de qué se quejan: durante años tuvimos procuradores muy prestigiosos y sin embargo no lograron meter preso a un solo tipo importante. No está mal que ahora probemos con este trucho. Peor no nos va a ir. De todos modos, pareciera que el kirchnerismo, a la hora de buscar cuadros políticos, empezó a rascar el fondo de la lata .

ARGENTINA, CUESTA ABAJO. POR ROBERTO VELASCO

La historia de incumplimientos de sus compromisos internacionales es interminable. Se trata del país con más causas activas por denuncias presentadas por empresas e inversores de toda condición. Tras décadas de olvido por parte de la doctrina neoclásica, el análisis económico contemporáneo ha recuperado con cierto entusiasmo que “las instituciones importan”. A partir de los trabajos seminales de Ronald Coase y los posteriores de Douglas North se ha llegado a la conclusión de que las instituciones son las reglas del juego que rigen el comportamiento de las personas y las empresas, proporcionando la estructura de incentivos y el conjunto de reglas que favorecen la reducción del oportunismo en los intercambios, que extienden la mutua confianza entre los agentes y, con ello, la viabilidad a largo plazo de la ejecución de los contratos y el ahorro de costes de transacción.


EL PELIGRO DE CAER EN UN NACIONALISMO INFANTIL. POR JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ

Del colorido kit ideológico kirchnerista surge con mayor énfasis que nunca la palabra "nacionalismo". Domesticado el "establishment" (come de su mano), acorralada la "oligarquía vacuna" (el campo ya no tiene poder de movilización), derrotada la oposición política (no sabe a qué oponerse) y eclipsados los "medios hegemónicos"(avanza una gigantesca corporación mediática sostenida por el Estado), el kirchnerismo busca enemigos flamantes para librar contra ellos "quijotescas" batallas. Su aparato digestivo se alimenta de monstruos perversos y la tropa se pone ociosa e irritada si carece de alguna motivación sanguínea. Es que la épica no funciona si sólo se trata de administrar y ser eficientes.

DELICUENTES DE GATILLO FÁCIL. POR PABLO SIRVÉN

Los insultos destemplados, la mirada relampagueante, los empujones y las amenazas no son nada al lado del culatazo en la sien, que no llega a derribarla, pero que le parte en dos la ceja y le hace brotar un chorro de sangre incontenible. El simulacro de fusilamiento puede trocar inesperadamente en fusilamiento verdadero. El caño frío de la pistola pasa de la sien a la cara y de ahí, ya raspando, a jugar dentro de la boca de la atribulada víctima. Busca quebrarla, borrarle el último vestigio de resistencia. Debe entregarse a la voluntad suprema de su repentino amo, el Sr. Terror, que le ha arrancado su libertad y le impone un atroz cautiverio.

Si sale con vida, el trauma la acompañará hasta el fin de sus días. Pero también puede ser que su captor decida acribillarla hasta borrarle sus últimos signos vitales.

CRIMEN Y CASTIGO. POR DIANA COHEN AGREST

Repentinamente, sin aviso, la muerte irrumpió en nuestro hogar. Una llamada telefónica desde una comisaría sólo podía presagiar lo atroz. Y así fue. En un robo a mano armada, habían matado a mi hijo Ezequiel. En el alma, un sentimiento de devastación inefable. Y en el cuerpo, un dolor lacerante y un puñal clavado en un agujero. Es cierto que comprender la experiencia de la pérdida implica reconocer, a pesar de nosotros, su omnipresencia en la vida humana. En el viaje de la vida, perdemos cosas significativas como la juventud, los ideales o los sueños, todas ellas transiciones de las cuales se suele aprender y en las cuales es posible continuar con otros proyectos vitales. Con tenacidad parecida, la vida nos obliga a renunciar, quiérase o no, a vínculos que atravesaron nuestra vida -separaciones, mudanzas, divorcios-, todas ellas pérdidas inevitables y, a menudo, hasta liberadoras.

1234Siguiente >

© 2011 www.alejandrofargosi.com
Todos los derechos reservados.